viernes, julio 11, 2008

Hoy quiero animarme
a darte lo que tengo
sin pensarlo tanto
sin mirarme tanto

con la confianza puesta
en esa alquimia misteriosa
que transforma en algo nuevo
lo que tus manos tocan

soy interesado, lo sé:
al fin y al cabo
te las ingeniás siempre
para que vuelva a casa
con las manos
llenas

pero ahora, igual,
me cuesta el paso
necesito que vos
juntes los jirones
hasta que puedan
convertirse en ofrenda

hasta que pueda descubrir
en mi pobreza
tu nombre llamándome
una vez más.
Publicar un comentario