sábado, junio 23, 2007

Una frase que salva

Olegario González de Cardedal, uno de los teólogos más importantes del pensamiento católico contemporáneo, es célebre en el ambiente por la enorme cantidad de citas que pone en sus obras. Le preguntaron por qué cargaba sus libros con tantas frases de otros autores. La respuesta no pudo ser más contundente: "Porque más de una vez, una buena frase me salvó la vida".

Más de una vez... Una frase dicha por otro puede sacarnos del encierro. Despertar algo nuevo que estaba escondido en nuestro interior, esperando el contacto creador de una palabra buena. Esa frase se convierte así en el puente a un futuro. Yo tengo unas cuantas que me han dado luz en distintos momentos o han sido una invitación a dar un paso más. Acá van algunas:

  • "El lugar de la herida es también el de las energías creadoras" Hno. Roger de Taizé 
  • "Tú eres valioso a mis ojos y yo te amo" (Isaías 43) 
  • "Denme todos sus dolores, yo voy a convertirlos en esperanza" Pablo Neruda 
  • "La vida no vale nada/ si yo me quedo sentado/ después que he visto y soñado/ que en todas partes me llaman." Pablo Milanés 
  • "Desconocer la propia dignidad es el comienzo de la desgracia" San Gregorio de Nisa 
  • "Porque después de todo he comprobado/ que lo que el árbol tiene de florido/ vive de lo que tiene sepultado."Francisco Luis Bernárdez 
  • "La felicidad consiste en aceptar y elegir la vida, no en padecerla a desgano. La felicidad viene cuando nosotros elegimos ser lo que somos, ser nosotros mismos aquí y ahora; cuando elegimos la vida tal cual es, con sus alegrías, sus sufrimientos y sus conflictos. " Jean Vanier. 
  • "Donde no haya amor, pon amor y sacarás amor" San Juan de la Cruz. 
  • "Todo es posible para el que cree". Jesús 
  • "Todo terminará bien" Juliana de Norwich 

Y tantas, tantas, tantas otras...
Publicar un comentario