lunes, junio 11, 2007

Animarse

Animarse a crear, confiando en que la belleza se abre paso y transforma nuestros balbuceos en palabra.
Animarse a confiar, aunque la herida grite miedos y abismos: del otro lado están el abrazo y el rostro.
Animarse a esperar, con la intuición de que en el surco ya anida y germina la promesa.
Animarse a la alegría, porque una parte de nuestra vida se esconde en la otra orilla y tira de nosotros hacia allí.
Animarse a amar sin límites ni cálculos, sin inversiones.
Animarse a vivir, en una intemperie que nos regala en cada momento algo nuevo...
Publicar un comentario