lunes, abril 14, 2008

Contemplata aliis tradere


Y de tanto mirarte, nos salvemos.
El Contemplado, de Pedro Salinas



Tejer el corazón con hilos de Evangelio
escuchar tu historia hasta que sea nuestra
o mejor, hasta que nuestra historia
se lea calcada en tus relatos


Aguzar la mirada, para encontrar tu huella
aprender las inflexiones de tu alma
y el tono de tu vida

Hasta estallar de Palabra
en un parto constante
hasta hacer de todo el día
predicación silente
Publicar un comentario