domingo, febrero 27, 2011

La gracia escondida del perdón está en transformar el desencuentro en fuente de cercanía. De ahí que haya pocas experiencias tan profundamente pascuales como la reconciliación. Lo que nos mataba ahora es fuente de vida.
Publicar un comentario