jueves, mayo 01, 2008

Reunirnos

No es fácil juntarse. El corazón quiere encontrarse pero cercanía también es sinónimo de fricción, y donde hay fricción... no tardan en saltar chispas.
Sin embargo, ¡es tan necesario! Al menos para saber que no estamos solos. Al menos para compartir un poco de la lucha y la pregunta.
¿Quién sabe? Tal vez salgamos con la certeza de que en el otro se escondía un tesoro. O entendemos un poco mejor las heridas, propias y ajenas. Quizás, alguna inclusive se restañe.
Algo del otro se queda con nosotros. Algo nuestro se va con el otro. No es poco, ciertamente no es poco... aunque haga falta seguir juntándose.
Publicar un comentario