jueves, noviembre 01, 2007

La verdad, el amor y la esperanza

"Que tu Iglesia, Señor, sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz, para que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando." Así dice la plegaria eucarística V/c. Me he quedado pensando en esto.

Todos estamos buscando un motivo para seguir esperando. Algo que nos invite a mirar más hondo entre la maraña de eventos, datos y dolores para mantenernos conscientes y abiertos al futuro escondido en nuestro hoy.

Pero me llama la atención que son la verdad y el amor, en particular, los que despiertan la esperanza.

La verdad porque ella revela lo que ha quedado tapado por la escoria mezquina que no permite ver lo más profundo.

El amor porque él siempre ve más lejos. O mejor: el amor crea lo que ve, el amor (el de Dios) despierta la belleza de la figura que todos llevamos a resguardo de las heridas y de nosotros mismos, inclusive.

Amor y verdad, fuentes de esperanza.
Publicar un comentario