viernes, noviembre 30, 2007

Enseñame el secreto de la ofrenda
el misterio del don
o mejor
desaprendeme las mañas
urdidas en las noches de la confianza

mostrame como el mundo sólo puede entrar
en una mano abierta
como la tuya
Publicar un comentario