jueves, septiembre 08, 2011

Sentirse un extraño

Escuchando ese temón que es "People are strange", de The Doors, me quedé pensando en lo que a mi juicio es uno de los grandes temores de nuestra sociedad: el miedo al anonimato, a ser, justamente, un extraño. En este mundo inmenso, en nuestras ciudades vertiginosas y amenazantes... ¿dónde está el lugar que nos permita tener un nombre, una historia, un lazo? Mucha gente no lo tiene y no sabe tampoco dónde buscarlo. 

Por esto creo que un desafío para nuestro tiempo es generar una cultura del reconocimiento, donde dejemos de ser extraños los unos para los otros. Desde prácticas tan cotidianas como el saludo, la visita, la atención al vecino (¡por suerte en Rincón, donde vivo, los vecinos como institución siguen existiendo!) hasta iniciativas más grandes, sin perder nunca de vista esta dimensión interpersonal. En un contexto en el que el nombre de la pobreza es sobre todo y siempre exclusión, el reconocimiento abre las puertas a lazos generadores de identidad y pertenencia. 

La Iglesia tiene una riqueza enorme para ofrecer en su tradición y sus comunidades y a la vez un desafío. Ser una comunidad de reconocimiento frente a una sociedad que fomenta el anonimato es una manera simple, concreta y profunda de hacer presente el Reino.

Mientras, sigo escuchando a The Doors y pensando en tantos que se sienten sin nombre ni casa. Y rezo por ellos. Sé que para Jesús, todos tienen un nombre y un lugar.


Las personas son extrañas cuando usted es un extraño
Las caras parecen feas cuando usted está solo
Las mujeres parecen malas cuando usted es no deseado
Las calles son desiguales cuando usted está mal
Cuando usted es extraño
Las caras salen de la lluvia
Cuando usted es extraño
Nadie recuerda su nombre
Cuando usted es los extraños
Las personas son extrañas cuando usted es un extraño
Las caras parecen feas cuando usted está solo
Las mujeres parecen malas cuando usted es no deseado
Las calles son desiguales cuando usted está mal
Cuando usted es extraño
Las caras salen de la lluvia
Cuando usted es extraño
Nadie recuerda su nombre
Cuando usted es los extraños
Cuando usted es extraño
Las caras salen de la lluvia
Cuando usted es extraño
Nadie recuerda su nombre
Cuando usted es los extraños


Publicar un comentario