miércoles, octubre 01, 2008

Señor, que vea otra vez. (Lc. 18, 42)

Necesito encontrarte
percibir tu aliento suave entre la podedumbre
afinar mi tacto al máximo, para sentir las grietas
donde se está colando tu amor

Necesito escucharte
saber que en algún lugar tu corazón me espera
saber que está palpitando la vida
entre tanta muerte

Necesito verte
para ver como vos
para tener una mirada de Pascua
sobre todas las cosas
Publicar un comentario