viernes, septiembre 14, 2007

Y tener un amigo al costado/ para hacer un silencio de amigos... Jorge Sosa, Tonada de Otoño

Amigo es un hermano que se elige, decían. Es cierto. Pero también es real que quizás en la amistad como en pocos vínculos uno percibe que el otro es un don. No hay lazos de sangre ni de otra cosa que el horizonte común y el corazón compartido. Tal vez en la amistad haya un remedio para tanto "amor líquido de este tiempo". A lo mejor su modo tan libre y exigente a la vez nos ayuda a encontrar caminos para el encuentro en tanta relación herida de nuestro tiempo.

La amistad como camino para reconstruir sueños y relanzar utopías. Ese diálogo que enciende los rescoldos y nos recuerda ese camino que hemos elegido en un momento de más ilusión y generosidad. Esa escucha que no juzga pero tampoco condesciende. Ese abrazo que sostiene sin aferrar.



Publicar un comentario