miércoles, septiembre 26, 2007

A María de la Merced


Mis cadenas
sólo están rotas
en tus manos

de otro modo
sigo siempre
prisionero

tu amor me mira
rescatador
y tan dulce libera
que ya estoy fuera
con sólo una caricia

cómo decirte
que te quiero tanto
no me sale en tan poco

pero bueno
vos sabrás liberar
el amor
de mis palabras pobres
Publicar un comentario