domingo, octubre 20, 2013

Ego Vobis Romae Propitius Ero
(“Yo les seré propicio en Roma”
Palabras de Dios Padre en una visión a San Ignacio, 
después del proyecto frustrado
de ir con sus primeros compañeros a Jerusalén)


A veces un sueño roto
es el principio
de un mundo nuevo


¿Quién puede decir
lo que se gesta
en un giro inesperado
del camino?
¿Quién puede anticipar
la esperanza?
¿O ponerle nombre
a lo que otro sueña para él?

Podemos
darnos tiempo
llorar los virajes
los desgarrones de la ilusión

pero no olvidar
que detrás de ese camino nuevo
hay una Sonrisa
una Palabra
una Canción
que se nos va regalando
con cada paso

Y cuando nos damos cuenta
algo tan nuestro
que sólo puede ser regalado
empieza a amanecer en nuestro interior

Publicar un comentario