martes, julio 31, 2007

¿Por qué será que nos aferramos tanto al pasado? Quizás sea por el miedo que da ese espacio, inevitable pero temible, en que tenemos que permanecer con las manos vacías hasta que el futuro las llene con su promesa.
Publicar un comentario